Investigación sin ministerio, gobierno sin rumbo.

O de como volvemos al MEC cambiando educación por economía y ciencia por competitividad.

El último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha caracterizado porque las palabras y los hechos tomaban direcciones diferentes. Mientras que las intervenciones en los medios de comunicación defendían que la política del gobierno socialista estaba centrada en la sociedad del conocimiento, los profundos recortes en materia de I+D convirtieron sus intenciones en promesas huecas.

Las esperanzas de un cambio de rumbo con el nuevo gobierno salido de las urnas el pasado mes de noviembre se han desinflado a la misma velocidad en que eran anunciadas las primeras medidas. El paquete de recortes que se está aplicando y la descoordinación dentro del propio ejecutivo recuerdan vivamente a la última etapa del gobierno socialista en descomposición.

Concretamente en materia de investigación, la actuación del ejecutivo popular parece querer retratarse en sus actuaciones. Primero, la eliminación del ministerio de Ciencia e Innovación del organigrama ministerial y la inclusión de sus competencias dentro de la cartera de Economía y Competitividad dirigida por Luis de Guindos, lo que ya sembró de dudas dentro del ámbito científico. Segundo, el recorte en 600 millones de euros en proyectos de investigación confirmaron los peores augurios.

Otras actuaciones como la aprobación “in extremis de la convocatoria de las ayudas a los proyectos de investigación del plan de I+D+i prorrogado desde octubre de 2011, la paralización de la convocatoria de contratos FPI para investigadores postgraduados y la polémica arrastrada en algunos sectores afines al partido popular por la nueva designación de Carmen Vela como secretaria de Estado de Investigación, no hacen otra cosa que sumar confusión. Para terminar, el fomento de otras actividades que resultan muy sensibles a la coyuntura internacional y el apoyo institucional a las mismas recetas arcaicas que han arrastrado al país a la actual situación terminan de dibujar un panorama bastante desolador cuyas consecuencias pueden anticiparse.

Las actitudes por parte de los dos partidos mayoritarios muestran que la motivación que mueve a ambos grupos parlamentarios consisten en cambiar en lo accesorio para mantenerse en lo fundamental, incapaces de admitir que las necesidades de la sociedad española actual son muy diferentes de las del estado en blanco y negro que dio paso a la democracia a finales de los años 1970. Desde Indignados por la Investigación consideramos que la actual situación del país demanda un auténtico cambio de rumbo, lo que requiere de una profunda reforma democrática y una reestructuración de la estructura actual del I+D para que pueda convertirse en el motor del cambio socioeconómico que el país necesita.

¿Qué cambios crees que deberían producirse en materia de I+D?

¿Conoces más efectos de los recortes en Investigación?

Escribe a nuestra dirección de correo o siguenos en facebook.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Investigación sin ministerio, gobierno sin rumbo.

  1. Pingback: Seminario acerca de los efectos de los recortes en I+D | SOL@INVESTIGACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s